No todas son buenas: el furor por Pokémon Go puede traer virus a los teléfonos

No todas son buenas: el furor por Pokémon Go puede traer virus a los teléfonos

Aplicaciones falsas del videojuego de realidad virtual puede generarle más de un dolor de cabeza a los fanáticos.

 

Pokémon Go, el videojuego de realidad aumentada que causa sensación en el mundo, puede traerle a algunos usuarios más de un dolor de cabeza, dado que algunas versiones ilegales de la aplicación portan virus que pueden arruinar los teléfonos celulares.

 

ESET, una firma de seguridad informática, descubrió la primera aplicación falsa de tipo lockscreen en Google Play, denominada Pokémon GO Ultimate. ¿Qué es lo que produce? Bloquea deliberadamente la pantalla del dispositivo, y obliga al usuario a reiniciarlo. En muchos casos ésta acción no es posible ya que la actividad de la misma se sobrepone a todas las otras aplicaciones y ventanas de sistema.

 

“Los ciberdelincuentes están al tanto del interés que despierta este juego y tratan de aprovechar la oportunidad infectado a usuarios fanáticos de Pokémon GO con aplicaciones falsas. Pokémon Go Ultimate es un ejemplo perfecto, ya que promete a la víctima jugar el videojuego original pero termina realizando acciones maliciosas” mencionó Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

 

El usuario necesita reiniciar el dispositivo ya sea sacando la batería o usando Android Device Manager. Y si bien la pantalla dejará de estar bloqueada, la aplicación seguirá ejecutándose en segundo plano, escondida de la víctima, haciendo click silenciosamente en anuncios y generando ganancias para sus operadores.

 

Cómo solucionarlo: Ir a Ajustes, luego a Administrador de aplicaciones. Después a PI Network, y allí puede desinstalarla manualmente.

 

Qué recomiendan: Descargar aplicaciones únicamente de fuentes confiables y con buena reputación. Revisar las opiniones de otros usuarios enfocándose en los comentarios negativos (los comentarios positivos podrían ser fabricados). Leer los términos y condiciones de la app, enfocándose en los permisos que se solicitan.

 

Comentarios