Cinco alternativas a “Pokémon Go” para salir a jugar a las calles

Cinco alternativas a “Pokémon Go” para salir a jugar a las calles

“Pokémon Go” desató un furor por los videojuegos como ninguna otra app: millones de jugadores salieron a las calles para cazar a los pequeños personajes, pero la moda ha hecho olvidar que no es el único juego que lleva a los usuarios a salir fuera de casa en busca de aventura.

 

“Ingress”, fue la primera propuesta de Niantic con realidad aumentada. La trama, que existe desde 2013, convierte a los jugadores en agentes que pueden hackear portales que se encuentran a su alrededor para capturarlos para su equipo.

 

La mecánica de fondo es la misma que en “Pokémon Go”, y también a nivel óptico los dos juegos se parecen en algunos puntos, como el aspecto de los mapas o el círculo de búsqueda alrededor del jugador.

 


“Clandestine: Anomaly” traslada a nuestro mundo real una historia de ciencia ficción. A primera vista se parece mucho a “Ingress” en cuanto al ambiente oscuro y porque en el mapa general señalan el camino marcas en color neón.

 

Pero el punto central de “Clandestine: Anomaly” es la defensa de las posiciones ante el ataque de los extraterrestres, que se proyectan a través de la cámara en el mundo real. El jugador construye posiciones defensivas para repelerlos.

 

“Landlord”, de Reality Games, es más pacífico. Se trata de la adaptación digital del “Monopoly”. El jugador puede comprar propiedades reales que estén en las inmediaciones, aunque, eso sí, sólo virtualmente. Si hay personas que se registran en esos lugares vía Facebook o Foursquare, uno ingresa dinero, y con esas sumas es posible seguir adquiriendo edificios para hacer creer el imperio inmobiliario.

 


Quien quiera aprovechar una app para perder un par de kilos puede echar mano a “Zombies, Run!”, de Six to Start, en el que ha llegado el apocalipsis zombie. Al protagonista no le queda otro remedio que salir corriendo.

 

Se trata de una aplicación de fitness como “Runtastic”, pero que motiva no solamente mediante los datos corporales, sino a través de una historia de miedo. También se puede incorporar la propia música al juego, editado asimismo para Android e iOS y que hay que comprar.

 

 

Finalmente, el clásico entre los juegos de exterior es “Geocaching”. El concepto es anterior a la existencia de los smartphones, porque se trata de la tradicional búsqueda del tesoro (llamado en este caso geocaché) que alguien ha escondido, a partir de ciertas coordenadas y pistas. La comunidad de los jugadores es muy activa y se le ocurren muchas ideas originales. La app oficial de “Geocaching” de Groundspeak exige, eso sí, un abono anual.

 

Fuente: DPA

Comentarios