El smartphone como grabadora, una solución muy práctica

Usar el smartphone como grabadora, una solución muy práctica

Los médicos, asistentes y periodistas necesitan a menudo grabadoras,
pero incluso personas que no trabajan en estos sectores tienen buenos
motivos para grabar las conversaciones, y con los smartphones se
consigue de manera estupenda, sobre todo con los accesorios
adecuados.

 

Hace unos años, para registrar ideas espontáneas o textos largos no
había otra alternativa que los dictáfonos, con sus cassettes, ahora
sustituidos por la grabadora digital. Otra opción son los
smartphones, que cuentan con app ya preinstaladas o que se pueden
bajar de las tiendas online.

 

”Las grabadoras clásicas tienen un par de ventajas: son más robustas
y más fáciles de usar. Son más baratas, así que no es tan grave si se
rompen al caerse al suelo”, sostiene Jörg Wirtgen, de la revista
tecnológica ”c’t”.

 

Por lo demás, los smarphones las superan en muchos aspectos hoy en
día. “Graban de forma digital y con gran cantidad de memoria, uno
siempre los tiene consigo y puede enviar los registros de forma
inmediata a otra persona”, señala. En las tiendas online de app hay
varios cientos de programas de grabadoras de voz.

 

Michael Stein, experto en grabación, está convencido de las ventajas
del smartphone. ”Quien tenga uno no necesita grabadora o dictáfono”,
señala Stein. Con el hardware y el software adecuados se pueden hacer
registros estupendos.

 

Incluso se puede utilizar el micrófono integrado, aunque en ese caso
no se debe esperar una alta calidad del sonido. La forma ideal de
grabar es con el teléfono horizontal, a una distancia de unos diez
centímetros de la fuente de sonido. “La desventaja es que también se
graba el ruido de fondo”, explica Stein.

 

Para tener mejores resultados lo ideal es usar un micrófono externo,
teniendo en cuenta que sea uno con una conexión especial para
smartphones con cuatro polos. Los conectores TRRS se reconocen porque
tienen tres anillos marcados en el enchufe. Si se tiene uno solamente
de tres polos existen adaptadores baratos.

 

Los micrófonos diseñados para los smartphones son delgados como un
lápiz, no más grandes que una uña del dedo pulgar y se conectan con
sencillez en la entrada para los auriculares. Se venden a partir de
unos 40 euros.

 

Existen conectores añadidos que se giran para orientar el micrófono
hacia la fuente de voz y como accesorios se pueden adquirir asimismo
una protección antiviento y un alargador para el cable, agrega Stein.

 

Además de estos pequeños micrófonos también hay otros de gran formato
y alta calidad para sostener con la mano, ya sea con conector
Lightning para el iPhone o Micro USB para Android. También se venden
adaptadores para quien tenga un buen micrófono que haya comprado en
su día para una grabadora analógica.

 

En la mayoría de los casos, las app preinstaladas son suficientemente
buenas. Jörg Wirtgen, de “c’t”, recomienda poner el smartphone en
modo avión antes de grabar, para evitar que el proceso se interrumpa
por llamadas entrantes.

 

Fuente: Jochen Wieloch (especial de la DPA)

Comentarios