Samsung cancela la producción y la venta del Galaxy Note 7

La compañía Samsung  suspendió hoy la producción y la venta del celular Galaxy Note 7 . A su vez, le pidió a sus socios que dejen de vender este móvil de última generación y recomendaron a los usuarios que lo apaguen ante un riesgo de explosión.

 

El gigante surcoreano intenta con estas medidas limitar las repercusiones que pueden generarle las baterías explosivas. La decisión fue celebrada por la autoridad estadounidense de protección del consumidor, la cual advirtió contra los peligros de esta “phablet”, tal como se llaman los modelos a medio camino entre los teléfonos inteligentes y las tabletas.

 

El anuncio del primer fabricante mundial de “smartphones” precipitó su cotización bursátil, con una caída del 8% en Seúl. Con esto, certificaron al mismo tiempo la debacle del Galaxy Note 7, lanzado por anticipado en agosto para intentar competir con su gran rival, Apple.

 

Samsung se vio forzado a ordenar el 2 de septiembre un llamamiento a revisión a escala mundial de 2,5 millones de unidades del Note 7, después de que algunos aparatos ardieran al estallar la batería durante la carga.

 

Las imágenes de teléfonos carbonizados inundaron las redes sociales de todo el mundo en las últimas semanas, algo que fue una gran humillación para un grupo que se vanagloria de ser el campeón de la innovación y la calidad, según consignó la agencia AFP.

 

La gestión de la crisis por Samsung recibió críticas, dado que el grupo ha reconoció de forma implícita por primera vez que los aparatos distribuidos para reemplazar los primeros millones de ejemplares vendidos también tenían problemas.

 

“La primera vez se puede pensar en un error. Pero se repite dos veces lo mismo en el mismo modelo y esto generará una considerable pérdida de confianza de los consumidores”, explicó Greg Roh, de HMC Investment Securities.

 

“La razón de que los consumidores se inclinen por Apple o Samsung es la fiabilidad del producto. En esto, el daño en términos de imagen será inevitable y Samsung tendrá que emplearse a fondo para invertir la tendencia”, agregó.

 

Un fiasco demasiado caro

El domingo, el gigante estadounidense de telecomunicaciones AT&T y su competidor alemán T-Mobile anunciaron que cesaban las operaciones con los Galaxy Note 7 a la espera de investigaciones suplementarias.

 

Linda Sui, especialista de telefonía móvil en Strategy Analytics, estima que este caso podría costar a Samsung “10.000 millones de dólares o más”.

Comentarios